Cómo editar un cuento infantil

Cómo editar un cuento infantil

Cuando comenzamos a editar un cuento infantil debemos tener en cuenta muchos aspectos, pero a la hora de editarla, el trabajo es mucho mayor. Son muchos los aspectos que hay que estudiar para conseguir que la obra sea perfecta para su público objetivo: los niños. Pero hay algunos que son realmente imprescindibles de tratar, ya que las mentes infantiles son esponjas y hay que controlar muchos aspectos. Y vamos a explicarlo siguiendo el ejemplo de uno de nuestros libros: Las aventuras de Zolfa

¿A quién va destinado?

El primer punto que debes estudiar es a qué edades va destinada la obra. En el caso de nuestro ejemplo, está previsto para niños de 3 a 6 años. ¿Qué conlleva eso? Lo primero es el tipo de texto y, a la hora de la edición física, el tipo de letra. Por eso, es importante que elijas una fuente de mayor tamaño para facilitar la lectura de los pequeños y una letra similar a la que ellos están aprendiendo a realizar.

Además, es importante que el texto sea poco extenso, con cuentos cortos de temática simple para los más pequeños y ampliando el desarrollo y complicación de la historia. Y, sobre todo, debemos cuidar el discurso que lanzamos y las temáticas tratadas según las edades. Así, por ejemplo, no tiene sentido que tratemos el uso del pañal para niños de 10 años, ni el autodescubrimiento de su cuerpo y sexualidad en niños de 4.

Como editar un cuento

Uso del color

Un aspecto importante en la edición de cuentos es el aspecto visual. Desde el uso de color hasta la introducción de ilustraciones. Tanto unas como otras deben estar vinculadas al publico objetivo. Y siempre buscando hacerlo atractivo y visual para que sea un extra que anime a los más pequeños a acercarse al texto pero sin perder lo realmente importante: el propio texto.

Además, debemos tener en cuenta que los colores afectan a los niños de formas muy variadas pero, por suerte, están muy estudiados. Además, algunos colores pueden provocar rechazo de unos u otras. Recordemos que hay colores como el rosa o el azul que son asociados a un genero concreto. Puedes ver en esta tabla qué colores son los más adecuados según que deseen generar en tus pequeños lectores.

Como editar un cuento
Guía de colores elaborada por Guiainfantil.com, pagina especializada en psicología infantil

En el caso de Las aventuras de Zolfa, se ha utilizado el verde de fondo, para tratar de aportar equilibrio pero sobre todo para centrar la lectura en el texto sobre las imágenes y partituras que aportan; pero se han incluido detalles en morado (las notas musicales) para que el niño se sienta llamado a descubrir que son. Además, se ha tratado que los colores de las vestimentas de los personajes rompan con los arquetipos azul/rosa; aunque el protagonista, que rebosa vitalidad, se ha trata de vestir en rojo para centrar al lector en él.

Personajes reconocibles

De cara a los pequeños lectores es importante tener personajes reconocibles: el elefantito Zolfa, el Pirata Garrapata, Teo, Harry Potter y su cicatriz o Geronimo Stilton. De esta forma conseguirás que los lectores reconozcan a tu protagonista con unos pocos detalles y se familiaricen con él. Además, estos personajes deben mostrarse imperfectos, en constante aprendizaje, con dudas,… en otras palabras: realistas. De esa forma los lectores serán capaces de verse reflejados en ellos y sentirse más cercanos los unos a los otros. En cierta forma, conseguirás que se hagan amigos y lograrás fidelizar al lector. Pero recuerda que al ser lectores infantiles, los perfiles deben ser siempre positivos, buscando el crecimiento y desarrollo personal de los peques.

Como editar un cuento
El Pirata Garrapata

Editar un cuento infantil no es sencillo

Si has llegado hasta aquí es que tienes claro que vas a editar un cuento infantil y, seguramente, también te hayas dado cuenta de que es mucho más complicado que editar un libro para adultos. Tu público objetivo también es mucho más selecto y, con más razón, debes cuidar cada aspecto de la obra, empezando por la portada. Una forma sencilla de saber si funcionará el producto es mostrárselo a algún peque cercano, según su reacción sabrás si estás o no en el buen camino.

Pero no te desanimes, siempre hay profesionales que pueden ayudarte a mejorar toda la obra y conseguir que ofrezcas un cuento de gran calidad, estudiado en todos sus detalles y perfectamente editado. Editar un cuento infantil no es sencillo, pero precisamente por eso es muy gratificante.

¡Compartir es demostrar interés!

Deja un comentario