Marca digital personal

Marca digital personal

Cuando comenzamos a escribir, creemos que todo es tan sencillo como mandar un manuscrito a una editorial y que esta nos lo publique. Pero conseguir que nuestro libro sea conocido requiere mucho más. Aspectos básicos como una buena maquetación y diseño, pasando por su corrección y edición son de sobras conocidas. Pero ¿sabés qué es la marca digital?

Qué es la huella digital

Primero, debemos saber qué es la huella digital, es decir, el rastro que dejas en internet y que puede marcar tu imagen ante el lector. Es tu fotografía de presentación y debemos cuidarla con mimo para evitar errores fatales para nuestra carrera literaria. Piensa que, aunque tu libro vea la luz ahora, tú llevas mucho tiempo mostrándote en internet. Y esa huella es la que debemos cuidar. Y la que debemos limar.

Para eso es importante estudiar nuestra presencia en redes sociales y cuidar todo tipo de aspectos. Desde lo que decimos hasta a quien se lo decimos es importante, pero también la forma de hacerlo y la forma de conseguir seguidores. Ahora eres autor y no todo vale.

Marcas propias: ¿quién es quién?

Saber llevar las redes es muy importante y debemos tener claro lo que deseamos contar y la imagen que vamos a mostrar a nuestros lectores. Y lo mejor es viendo qué hacen otros.

El Arturo Pérez-Reverte

Arturo Pérez-Reverte es de los autores más activos en twitter. Su cuenta tiene más de 2 millones de seguidores, lo que le convierte en uno de los más potentes “influencers” literarios españoles. Pero ¿vale todo? A él parece que sí: habla de política, de España, de religión, de Historia. Y ha logrado una extensa comunidad de seguidores y trolls.

Pero él puede permitírselo; tú no. Su trayectoria profesional como columnista y reportero de guerra le ofrece la excusa perfecta, y el propio personaje parece venir de “vuelta de todo”. La idea del escritor un maldito vende solo con algunos escritores -Alberto Olmos es un ejemplo, y sus artículos “vengativos” en El Confidencial son de lo mejor que podrás leer-. Pero cuando estás comenzando debes crear una comunidad fiel, no de enemistades.

El George R.R. Martin

Hablar de George RR Martin es hablar de Canción de Hielo y Fuego (léase Juego de Tronos) pero también de una forma muy particular de llevar sus redes sociales. Dónde realmente es activo es en su blog personal (Not a blog) y allí habla de sus libros, por supuesto, pero solo de forma puntual. Lo que sí hace de forma general es mostrar sus gustos, sus aficiones y a sus amigos. También habla de su día a día y de su equipo de la NFL.

Este suele ser un modelo que funciona, sobre todo al permitirte crear una comunidad fiel que acude a buscarte por cómo eres, no solo por tus libros. Y eso es lo mejor que te puede ocurrir. Si eres bueno en un tema, aprovéchalo para sacar rédito a tu presencia en redes. De esa forma, y de manera natural, se segmenta el público potencial que llegará hasta tus obras.

Sí, este hombre tan serio algún día acabará “Vientos de Invierno”

El Montero Glez

¿No eres capaz de ponerle rostro a Montero Glez? No nos extraña. Es el escritor maldito perfecto. El que, hastiado de la sociedad, se ha buscado un refugio literario y personal y ha desconectado del mundo, pero no de las redes sociales. Y es curioso ya que su cuenta parece indicar que sigue a todo el que le sigue, pero tiene una interacción muy alta tanto con sus seguidores como en sus publicaciones.

Obviamente, llegar a ser un Montero Glez lleva detrás toda una vida llena de decisiones propias. Y, para triunfar en el mundo siendo un “escritor escondido” y alejado de los medios, debes tener algo muy especial: calidad a borbotones, como es su caso. Pero, como ya dijimos con el escritor maldito, no puedes permitírtelo. Para llegar a eso, primero debes darte a conocer.

El Lorenzo Silva

Algunos autores como Lorenzo Silva tienen una relación de amor / odio con las redes sociales. Si los Pérez Reverte tienen suficientes tablas como para contestar cualquier comentario contraro, Lorenzo Silva tiende a amenazar con dejar twitter o, simplemente, bloquea a aquellos que no le siguen la corriente; más aún si realizan criticas de sus obras o estilo.

Pero, salvando eso, el resto de las redes las lleva bien. Pocas veces se adentra en terrenos conflictivos como los políticos (aunque lo hace) y suele dedicarse al retuiteo de noticias culturales y literarias. Y eso también afianza a los amantes de los libros que encuentran noticias de actualidad interesante, fidelizándose con el autor. Lo que favorece dar a conocer sus propias novedades.

El Javier Castillo

Se ha vendido como el último gran best seller español y el mismo autor ha llegado a decir que “no quiere ser como Ruiz Zafón”, apuntando alto. Pero, ¿cómo ha conseguido la cantidad de descargas que le ha catapultado a la fama? Para conseguir ese gran número de descargas (ojo, descargas no es igual a ventas, muchas pueden ser gratuitas) ha usado un mix de cuentas de Youtube y Twitter, englobados bajo el título “FamiliaCoquetes”.

Si a eso le unes que tu mujer es una youtuber con 850 mil seguidores, y que incluye los links a las descargas de tus libros, tienes el resto. Pero, y esto esto es una opinión personal de quien escribe este artículo (Javier Fornell), no es la mejor forma. Cierto que cada uno es libre de hacer lo que quiera con su vida, su cuerpo y su familia (aunque hay niños de por medio y eso ya es otra cosa); personalmente no se me ocurriría usar el parto de mi hijo para vender libros, pero no todo el mundo piensa igual, claro.

76 millones de persona vieron este video, con que un 1 %compre el libro desborda ventas

Si dejamos de lado cuestiones morales, el uso de Youtube y el control de las redes más usadas en cada momento realizada por Javier Castillo es magnífico. Así, conociendo dónde están tus lectores y sabiendo ofrecerles lo que piden, se puede conseguir una gran cantidad de ventas.

Creando tu marca personal

Hemos visto modelos de marca personal literaria, ahora te toca elegir a ti el papel que quieres ejercer. Y, sobre todo, cómo hacerlo. Pero vamos a dejarte un par de consejos siempre teniendo en cuenta que eres un autor novel y no un viejo pope literario:

  • No hables de política, a no ser que tu vida pública este ya marcada en ese aspecto, nunca es bueno hacerlo ya que siempre te creas algún enemigo.
  • No compres seguidores. Es muy apetitoso crecer rápidamente en redes sociales, pero los seguidores comprados no generan interacción y eso se ve claramente. Tener 50.000 seguidores y que en tus publicaciones solo haya 4 me gustas da muy mala imagen.
  • Aprende a usar las redes. Twitter es inmediatez y necesita, al menos, dos publicaciones al día. Facebook e Instagram tienen una mayor permanencia de las entradas, por lo que no debes saturar. En el caso de un blog o página personal, una entrada a la semana debería ser suficiente.
  • Crea una comunidad: responde siempre que puedas y siempre con buen talante, incluso frente a trolls y criticas.

¡Compartir es demostrar interés!

Deja un comentario