Los conflictos en el protagonista de la novela

Los conflictos en el protagonista de la novela

El arte de contar una historia convincente que no solo atrae a tu audiencia, sino que al mismo tiempo crea un mundo tridimensional en el que tus personajes realmente pueden cobrar vida es el objetivo de un gran escritor. En el siguiente artículo te hablaremos de algo muy importante, que te ayudará a entender el proceso de como comenzar una novela.

Si simplemente intentas llevar a tus lectores del punto A al punto Z sin explorar las otras 24 letras del alfabeto, no solo te perderás una gran oportunidad de educarlos, informarlos e inspirarlos con tus héroes y villanos, pero probablemente también fracasarás en mantenerlos atentos a la historia. Sin un elemento de adversidad o conflicto, simplemente no se puede contar una historia completa de manera efectiva.

Por ejemplo, si Indiana Jones hubiera encontrado el arca perdida sin dificultad, se habría perdido todo el pensamiento crítico que usó el Dr. Jones para rastrear el tesoro escondido sin mencionar los elementos que hicieron de su historia un clásico como rocas gigantes, serpientes y escenas de lucha icónicas. Los obstáculos y los conflictos hacen mucho para impulsar tu historia y, a veces, se convierten en las piezas más memorables de la misma.

A continuación te presentamos algunas de las razones principales por las que es crucial que tu personaje principal pase la mayor parte de la novela trabajando para lograr algo y no lo consiga.

Creando tensión y drama

Si tu personaje principal se sale con la suya a lo largo de tu historia, tus lectores tendrán dificultades para conectarse. En la vida real nos enfrentamos a la adversidad todo el tiempo y, a veces, en nuestra vida real deseamos poder superar esos momentos heroicamente.

Es por eso que cuando buscamos ser atrapados por una historia, queremos personajes con los que podamos relacionarnos y vivir indirectamente. Cuanta más tensión y drama presente en una historia, más oportunidades habrá de que una o más de esas instancias toquen la fibra sensible de algún lector. O de millones, quien sabe. 🙂

Mantener al lector comprometida

Es esa búsqueda de conocimiento, ese deseo de comprender lo que sucede a continuación, lo que mantiene a tu lector pasando páginas. Al crear capas de adversidad ante tu héroe estás preparando a tu lector para que esté en condiciones de permanecer intrigado.

Implantas un pensamiento en sus mentes que los hace pensar en cómo el protagonista va a superar cada nuevo desafío.

Enseñar a tus lectores sobre el personaje

Con todas estas zancadillas a tu personaje también se presenta una oportunidad para que los lectores aprendan más sobre quién es tu protagonista como persona.

Después de todo, la forma en que un personaje principal maneja los desafíos que se le presentan puede realmente pintar una imagen más profunda y más identificable de quiénes son y la vida que han vivido.

Es tu trabajo ayudar al lector a comprender a tus personajes. Desde la forma en que reaccionan a las malas noticias hasta lo que hacen cuando están de espaldas a la pared, o cómo se ponen a la altura de la ocasión para contar una historia en sí misma, los desafíos de tus personajes muestran sus verdaderos colores, mantienen las cosas interesantes y permiten a tus lectores un punto de conexión realista.

¡Compartir es demostrar interés!

Deja un comentario