Escribir personajes interesantes y fuertes

Escribir personajes interesantes y fuertes

El desarrollo sólido del carácter es uno de los aspectos más importantes de escribir una novela de ficción. Con un fuerte desarrollo del carácter, sus personajes serán más memorables y, lo más importante, sus lectores podrán relacionarse bien con ellos, como si fueran un ser humano real.

Con un poco de experiencia y práctica en el uso de estas actividades de desarrollo de personajes, pronto dominarás el arte del desarrollo de personajes en poco tiempo.

En esta publicación, compartiremos contigo los 5 pasos para aprender a crear personajes memorables en tu novela, junto con algunos ejercicios prácticos de desarrollo de personajes para ayudarte a ganar práctica y confianza.

¿Qué es el desarrollo del carácter?

Para comprender como construir personajes fuertes en tu novela, primero debes tener una buena comprensión de qué es el desarrollo del personaje, ¡y por qué es tan importante!

Entonces, ¿Qué significa exactamente el desarrollo del personaje?

Si bien existen muchas interpretaciones diferentes para la definición de desarrollo del personaje, defino el desarrollo del personaje como esto:

Definición del desarrollo del personaje: El proceso de creación de un personaje en una historia Y los cambios por los que pasa este personaje durante el transcurso de la historia.

La clave aquí es darse cuenta de que el proceso de desarrollo de la personalidad del personaje no es solo el acto de sentarse y evocar a una persona imaginaria, sino también mostrar a sus lectores cómo esta persona cambia y se transforma a lo largo de la historia.

¿Quién puede ser un personaje de novela?

Los personajes de tu novela son, en la mayoría de los casos, las personas de las que trata la historia. Tendrá entre 1 y 2 personajes principales y un puñado de personajes secundarios secundarios en su libro.

Los personajes principales suelen ser las personas del libro que son fundamentales para la historia. Si estás escribiendo en primera persona, la historia puede contarse desde tu punto de vista..

Los personajes secundarios son personas que agregan dinámica a tu historia. Dan apoyo al personaje principal y, a menudo, ayudan al conflicto general de la historia. Un personaje secundario no es tan crítico como un personaje principal, pero la historia debería depender de esta persona para ser la misma.

Si puedes eliminar por completo un personaje del libro sin afectar la trama, es posible que quieras reconsiderar si necesitas ese personaje.

No todos los personajes son humanos

Los personajes pueden ser cualquier tipo de ser animado. Los animales, las criaturas mitológicas y las formas de vida artificiales avanzadas pueden ser personajes principales, dependiendo del tipo de género que estés escribiendo.

Por ejemplo, al escribir literatura infantil, no es raro que muchos de los personajes sean animales. Un ejemplo de un personaje no humano sería Peter, el personaje principal del conejo en la historia Peter Rabbit.

Incluso los personajes secundarios no necesitan ser humanos; muchos pueden ser animales y otro tipo de criaturas. Si bien estamos en el tema de los conejos en las historias de ficción, uno de esos casos es el conejo en Alicia en el país de las maravillas .

No hay muchas reglas sobre lo que un personaje puede y no puede ser; la clave para hacer un personaje es el desarrollo del personaje, ¡Son todos los rasgos de personalidad y comportamientos que hacen que el personaje cobre vida!

Ahora que entendemos qué es el desarrollo del personaje y quiénes pueden ser nuestros personajes, ¡estamos listos para dar los 5 pasos del desarrollo sólido del personaje!

Estos son los 5 pasos del desarrollo sólido del carácter para crear personajes memorables:

Estos 5 pasos te guiarán a lo largo de la creación de personajes realistas y relacionados en su historia, ¡y garantizarán que tu personaje crezca completamente a lo largo de la trama

Paso 1: identifica tus personajes y sus roles en la historia

El primer paso puede ser obvio, ¡pero esencial! Necesita saber quiénes serán las personas principales del libro. Es importante identificar no solo quiénes son, sino también cuáles son sus roles en el libro.

Por ejemplo, si estás escribiendo una historia similar a Peter Rabbit, primero debes identificar que hay un conejo llamado Peter. Incluso puedes considerar algunos rasgos básicos de la personalidad, como ser alborotador o no escuchar muy bien las instrucciones.

Sin embargo, es importante que también identifique los roles del personaje en la historia. Peter es un personaje principal, pero debes pensar qué papel juega en la historia general.

En la historia, Peter es un conejito joven. Es hijo de la madre conejo y hermano de sus hermanas Flopsy, Mopsy y Cotton-tail. Esto se suma al desarrollo general del personaje de Peter, porque si fuera un conejo adulto en la historia sin una madre preocupada por él o hermanas perfectamente portadoras con las que comparar y contrastar, te perderías mucho del conflicto en la historia.

Incluso los personajes menores ausentes pueden tener papeles importantes. Continuando con la historia de Peter Rabbit, el padre de Peter se convirtió en estofado después de ser atrapado en el jardín del granjero. ¡Esto “aumenta las apuestas” en la novela sobre por qué es tan mala idea colarse en el jardín en primer lugar!

Nunca vemos al padre de Peter en la historia, ya que ha fallecido, pero la presentación de él como personaje se suma al suspenso y al conflicto cuando Peter decide visitar el jardín del granjero. Del mismo modo, las hermanas de Peter son personajes secundarios relativamente pequeños; sin embargo, sin que estuvieran allí, no nos daríamos cuenta de lo bien que se comportaría un conejo joven en comparación con las malas decisiones que tomó Peter.

Estos roles son arquetipos clásicos que vemos con bastante frecuencia no solo en los libros, sino incluso en nuestras propias vidas humanas. La mayoría de nosotros que crecimos con hermanos podemos relacionarnos con un momento en el que éramos el “malo” o el “bueno”, ya que esta es una dinámica de relación común entre hermanos y la relación entre padres e hijos.

Recuerde, dinámico significa estimular la actividad, el cambio o el progreso. Tomar nota de la dinámica de las relaciones comunes puede ser muy útil para identificar cómo el rol de cada personaje influirá en el resultado de tu historia y en el crecimiento general de tu personaje principal.

Una nota importante sobre el uso de arquetipos y estereotipos: ¡evita los clichés!

Si bien el uso de relaciones genéricas entre personajes arquetípicos puede ser útil para identificar roles y dinámicas entre las personas en su libro, ¡trata de evitar clichés de personajes mientras escribe!

Por ejemplo, muchos cuentos de hadas tienen a la malvada madrastra, una mujer malvada que desprecia o está celosa de la hijastra. Este personaje ha sido escrito millones de veces y de la misma manera hará que tu historia parezca poco inspiradora.

Si un personaje es un estereotipo cliché, probablemente desanime a los lectores, especialmente si saben que los estereotipos no suelen ser ciertos sobre las personas.

Para superar esto, intente cambiar su carácter para tener algunos comportamientos o motivaciones que NO sean el estereotipo. Quizás la madrastra malvada no es cruel ni narcisista, sino que se la ve como “malvada” porque es demasiado amable, servicial y amorosa con un hijastro reacio.


Paso 2: Métete en la cabeza de tu personaje

El siguiente paso, una vez que hemos identificado a cada personaje y el papel que desempeñan en la historia, es conocer realmente a tu personaje por dentro y por fuera. Si bien querrás tomar nota de su apariencia física y los principales rasgos de personalidad, puede ser útil profundizar aún más.

El uso de preguntas sobre el desarrollo del personaje puede ser muy útil para comprender las peculiaridades de tu personaje y sus principales motivaciones. Incluso si no utiliza todos los detalles de su historia (¡y probablemente no debería hacerlo!), Es un ejercicio que vale la pena practicar.

Responder preguntas sobre tu personaje te dará como escritor una imagen completa de la persona y los elementos que influyen en la historia. Saber cómo reaccionará tu personaje cuando esté enojado, por ejemplo, te dará un punto de partida cuando estés listo para escribir las principales escenas de conflicto en aumento.

Recuerda: no se trata solo de quiénes son al principio, sino de quiénes se convierten

Debido a que el desarrollo de los personajes se trata tanto de cómo crecen y cambian desde el principio de la historia hasta el final, tener un conocimiento íntimo de los pequeños detalles puede marcar una gran diferencia en lo bien que puede transmitir esto a sus lectores.

Por ejemplo, digamos que tienes una idea para un personaje principal llamado Jane, que es una mujer de mediana edad bastante tímida que casi ha renunciado a la vida. Después de ser despedida de su último trabajo, está desesperada por cualquier tipo de trabajo, por lo que acepta un trabajo como trabajadora de cafetería en una dura escuela del centro de la ciudad.

La historia de la transformación puede suceder de varias formas, dependiendo de la historia que quieras contar. Quizás en la historia, Jane se verá obligada a hablar sobre un tema importante en nombre de los estudiantes. Como escritora, podría mostrarles a los lectores cómo se transforma de ser tímida y deprimida a encontrar algo que le apasione y desarrollar su confianza.

O puedes hacer que Jane se enamore del director y tenga que aprender a creer en sí misma lo suficiente como para iniciar una conversación que la lleve a esa primera cita. O tal vez Jane descubra que la escuela planea envenenar a los estudiantes durante el almuerzo el próximo martes y solo ella puede salvar a todos.

Cualquiera que sea la trama, lo importante es que tu personaje pase por cambios en su personalidad y comportamiento, de una manera realista y creíble.

Si comprendes los pequeños detalles sobre Jane y por qué es como es y cómo funciona su mente interior, estará mejor preparado para escribir sobre cómo cambia de una manera que sus lectores puedan entender y relacionarse.

Paso 3: investigación, investigación, investigación

La investigación puede ser la peor pesadilla de un escritor, ¡especialmente si usas la excusa para investigar como un método de procrastinación para evitar escribir!

Sin embargo, hacer su investigación inicial sobre sus personajes antes de comenzar a escribir es muy importante, porque en realidad puede ahorrarle la distracción que consume mucho tiempo de tratar de encontrar información en la mitad de la oración o en la mitad del capítulo.

Debe investigar tanto como sea posible para cualquier cosa con la que no tenga experiencia directa. Incluso si se trata de un tema sobre el que sabe mucho, debe intentar investigar y verificar los hechos solo para asegurarse de tener información precisa.

Por ejemplo, supongamos que está escribiendo una novela en la que su personaje principal es un cardiólogo en un hospital concurrido. No solo necesitaría investigar información básica sobre cardiología como profesión, sino que también debería asegurarse de conocer las costumbres médicas y las leyes donde se encuentra el hospital.

Incluso si fue asistente de oficina de un cardiólogo en su trabajo anterior, si la historia se desarrolla en un estado o país diferente, es probable que haya muchas diferencias que los lectores que conocen mejor podrían detectar como inexactas.

Las novelas históricas son otro ejemplo de dónde podría ser necesaria mucha investigación. Si está escribiendo una historia ambientada en el período de la guerra revolucionaria, sería importante asegurarse de que todo lo que escriba sea históricamente exacto. ¡Tener errores sobre fechas, personas, lugares o eventos seguramente causaría que algunos lectores se enojen!

Sí, existe tal cosa como demasiada investigación
Por supuesto, no querrá dedicar demasiado tiempo a la investigación, porque la investigación puede llevarlo a distraerse mucho.

Investigue tanto como pueda de antemano, pero si ha pasado más de 2 meses investigando y aún no ha escrito una sola palabra, ¡está utilizando la investigación como una excusa para no escribir!

Paso 4: diálogo fuerte = desarrollo de carácter más fuerte

El diálogo es una parte importante de casi todas las historias. La forma en que tu personaje habla e interactúa en conversaciones con otros puede marcar una gran diferencia.

Hay una serie de factores que pueden ayudarte a entablar un diálogo sólido entre los personajes, pero una clave importante es mantener la coherencia.

La consistencia es muy importante. Mantener la coherencia con tu caracterización de cada persona es lo que hace que las personas de tu novela sean memorables y ayuda a los lectores a identificarse con el personaje.

Si tu personaje es una persona conservadora y tradicional y, de repente, de la nada comienza a decir palabrotas y a soltar blasfemias, esto podría no solo causar confusión, sino que podría desanimar a algunos lectores que se relacionaron con los valores tradicionales del personaje al principio de la historia.

También es importante asegurarse de que a través del diálogo sus personajes sean distintivamente diferentes. Por ejemplo, si tienes los personajes David y Daniel, querrás asegurarte de que cada uno tenga frases de identificación, tono de voz y gestos únicos al hablar.

De lo contrario, es posible que sus lectores tengan que volver atrás y releer una sección mientras intentan recordar qué personaje es David y cuál es Daniel, ¡y eso NO es una buena señal!


Paso 5: muestra, no digas

Estoy seguro de que has escuchado el dicho “muestra, no digas” como una de las principales reglas de escritura.

Bueno, puede ser un cliché, ¡pero es un muy buen consejo para ayudarte a escribir una historia convincente con personajes fuertes!

Este es un ejemplo:

María no podía creer que nunca volvería a estar en la casa de la playa. Las lágrimas brotaron de sus ojos mientras se alejaba.

Este es un ejemplo de mostrar:

María cerró la casa de la playa por última vez y se metió la llave en el bolsillo. Ella miró hacia el borde del océano con ojos hinchados y borrosos. No creía que fuera posible llorar más de lo que ya lo había hecho, pero las lágrimas volvieron a brotar de todos modos, estallando como una tormenta feroz e inesperada sobre el mar.

El primero realmente no da muchos detalles, ni nos hace sentir conectados emocionalmente de ninguna manera con la historia. No estamos realmente seguros de lo que está sucediendo.

Con el segundo ejemplo, somos más descriptivos: María mira el océano con ojos hinchados y borrosos y luego compara el estallido de lágrimas como una tormenta inesperada en el océano.

Hacer uso del lenguaje corporal y los sentimientos es muy importante cuando escribes y te ayudará a transmitir tu mensaje a tus lectores de manera más efectiva. Cuando tus lectores pueden visualizar una escena mientras leen y pueden relacionarse con lo que la persona podría estar sintiendo o experimentando, es más fácil para ellos estar pegados a la historia.

¡Compartir es demostrar interés!

Deja un comentario